martes, 23 de octubre de 2007

RAYO DE LA MANIFESTACIÓN



Como instrumento de trabajo, este símbolo nos conecta con la esencia
de la
CREACIÓN.

Realmente comenzamos a percibir de una forma diferente.
Comprendemos que todo lo que existe tiene su arquetipo, y que
debemos conectarnos con él,
para que se manifieste en este mundo material.

Este camino lo recorre todo lo que existe, existió y existirá;
es el camino que debe transitar el
Mago.

Hay que vivenciar el símbolo, internalizarlo, hacer que viva en nuestro interior,
y que se transforme en algo habitual para nuestro ser.

Saber que con solo nuestra voluntad,
podemos acceder a los mundos mas sutiles,
y allí impregnarnos con los arquetipos que necesitemos que se
manifiesten en nuestras vidas y en la de quienes nos rodean.

Con un propósito claro,
(se debe tener deseo de recibir con el propósito de compartir),
con inspiración y un gran entusiasmo,
este símbolo se transforma en la llave maestra que nos permite
acceder a las energías mas sutiles y poderosas que podamos imaginar.



3 comentarios:

H. dijo...

El viaje es de lo increado a la creación. Lo manifestado fue inmanifestación y la manifestación,lo inmanifestado. Al revés del hombre con los pies en la tierra y la cabeza en el cielo, el árbol de la vida tiene raíces en el cielo y la copa en la tierra.
Abrazos, H.

Frater_Aegipan dijo...

Cuando dejamos que la lux se abra paso en nosotros, el único resultado es la iluminación... Gracias por compartir tus luces Eduardo. Un abraxo; jc

ALEJANDRO DE LEON dijo...

no estoy seguro, eso de los arquetipos, creo que hay un aspecto doble, lo bueno y lo destructivo dentro de un arquetipo, para Jung, si se activa un arquetipo, cuidate,
hay que ver como viene la mano,
puede tener un caracter obsesivo, por ejemplo el ánima en el hombre,...